sábado, 16 de enero de 2016

La Ley Natural: por encima de todas las leyes.


La ley natural es un conjunto de normas de la conducta humana que le permiten a éste obrar de forma ordenada con los demás, a los que todos los seres visibles están ligados por el mero hecho de existir. Dentro de este encontramos las nociones de orden, interrelación y armonía. 

Una ley natural también se puede definir como la ley que crea la naturaleza de cualquier cosa para protegerse de lo que amenace su tranquilidad en su entorno.

La razón lleva al hombre a que renuncie a sus derechos positivos con el fin de obtener seguridad y vida, mientras que, la pasión es despierta por sensaciones y necesidades naturales como el temor a la muerte, y esto le lleva a sobrevivir a toda costa.

El que gobierne debe entender que los hombres tienen capacidad de razonar, aunque caen fácilmente ante el derroche de las pasiones. 

Un mal gobernante puede sacar beneficio de ese derroche de pasiones desarrollando un mandato en el cual pueda controlar a los demás, a partir de sus esperanzas, sueños, temores y alegrías. Sabiendo que la gran mayoría de la gente es débil y no tiene valor a enfrentarse a ese gobernante por lo que le pueda ocurrir.

Una ley que se impone a la voluntad individual o colectiva es una ley imperativa, véase "el impuesto al sol", que beneficia a unos pocos e impide la evolución de la sociedad española.

De esta forma, las leyes deben atender a la ordenación de la razón dirigida al bien común para que la humanidad pueda desarrollarse con orden y armonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario