sábado, 18 de julio de 2015

Camino de Santiago, otra gran mentira.

EL ORIGEN DEL CAMINO DE SANTIAGO


Antiguamente los peregrinos marchaban hasta el cabo sagrado de Finisterre a rendir culto al "Ocaso del Sol", según la vieja tradición céltica del Ara solis se llegaba al Nerio para celebrar la muerte del Sol.



La ruta del actual Camino de Santiago ya se recorría en la época precristiana con el fin de realizar el rito de ver morir el Sol en su camino al Más Allá.


Finisterre, del latín Finis Terrae, alude al extremo más occidental de Europa y se encuentra en tres lugares concretos: Galicia, Cornualles y Bretaña, tres de los territorios mas propiamente célticos del continente. Existe un paralelismo entre ellos.


La peregrinación y el culto al recorrido del astro rey se identifica con el símbolo prehistórico de la barca solar que cruza el océano hacia el occidente. 

Este simbolismo de la muerte del Sol camino del más allá fue transmutado en época clásica por la imagen de Caronte atravesando la laguna Estigia, que al igual que la barca Solar transporta al Más Allá desde la ribera oriental a los muertos en busca de la Tierra Prometida. 

Ritos que han perdurado hasta hoy en día, en el viaje hasta las orillas más occidentales para morir y volver a nacer en el plano gnóstico y místico. 

Cabe destacar la cruz celta, formada por una cruz y un anillo dividido en 4, representando las 4 estaciones con sus equinoccios y solsticios, y los 4 grupos de signos del zodiaco (fuego, tierra, aire y agua).


Finalmente, es muy destacable entre los ritos cristianizados la tradicional Danza das Areas en Finisterre durante Semana Santa para celebrar la muerte y resurrección de Cristo; como antaño se celebraba la muerte y la resurrección del Sol.



Quizás cabe pensar que la religión católica solo ha servido para tapar y ocultar nuestros verdaderos orígenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario